Restaurantes trabajan con números rojos: Canirac Mazatlán

Sinaloa

Mazatlán, Sin.- Los restaurantes sólo sobreviven y mantienen su planta laboral con pérdidas por los gastos que no se pudieron negociar durante la pandemia, como impuestos, el IMSS, luz, agua y renta, y siendo optimista para fin de 2020 podría haber mejoría y en marzo de 2021 lograr mejores ganancias para completar un año sin trabajo estable en la nueva normalidad, estableció Rodrigo Becerra Rodríguez.

El presidente de la Cámara Nacional de la Industria Restaurantera y Alimentos Condimentados (Canirac) de Mazatlán, ante el Consejo para el Desarrollo de Sinaloa (Codesin) habló de su experiencia cómo ha funcionado y de emprender estrategias de trabajo ante la crisis en sus negocios y en reflejo ejemplar a los socios y el gremio empresarial en general.

Puntualizó en ser muy minucioso en el presupuesto de gastos y venta, llegar a contar las servilletas y las bolsas, luego que la pandemia dejó de arranque en la insolvencia inmediata.

"Nosotros dejaremos de perder dinero para fin de año, y podremos solventar esa deuda si es que el año que entra llegamos a ese 80 por ciento de lo que presupuestamos para el 2020, si seguimos con ese 80 por ciento de venta a lo mejor en enero, febrero, marzo podríamos llegar, por decirle así, a perder un año completo de chamba y regresar", comentó.

Ese es el caso optimista, agregó, y pues obviamente que siendo emprendedor se tiene que ver el lado malo, planear la meta en la parte optimista, sin ser ingenuo o llegar a un presupuesto o una meta ingenua, pero sí trabajar muy duro para llegar a ese 80 por ciento el año que entra. 

Siempre considerando que puede haber cosas que no están en nuestras manos, como un rebrote, que pueda haber algún retraso en el sentido de que se vuelva a detener el aforo de clientes, que ahora estamos al 40 por ciento y demás, calculó. 

Continuó e informó que en su caso particular es momento de reestructurar, después de tener un crecimiento de venta hasta del 20 por ciento y tratar de llegar al 35 o 40 por ciento, pero siguiendo por debajo del equilibrio. 

No obstante dando los días solidarios al trabajador, descansos cuando no hay trabajo, mantener el servicio a domicilio con beneficio de ganancia al propio trabajador, sin usar mucho las aplicaciones de llevar a domicilio porque se llevan parte de la venta. 

Y eso sí, insistió, ser muy estricto en el presupuesto de gasto-venta, pero sin poner en riesgo la calidad, buscando proveedores de la región con mejor precio, es la recomendación que hizo el empresario restaurantero para los grandes establecimientos y sobre todo a los pequeños, que menos atención le ponen a la disciplina administrativa.